Cuando se trata de los pavimentos continuos en Valencia, tantas son las variables de acabados e instalaciones que existen en el mercado que resulta necesario informarse al respecto antes de dar comienzo a nuestro proyecto.

Entrando en materia sobre los pavimentos continuos en Valencia, hablaremos, en primer lugar, del conocido con las siglas TPV, que significa termoplástico vulcanizado. Este modelo se instala a través de dos capas. La primera de ellas es la que proviene de neumáticos reutilizados y la que normalmente regula el grosor del pavimento. La segunda capa es donde se encuentra el caucho granulado vulcanizado en TPV, que no es más que un caucho que, en composición con ciertos químicos, crea una masa impermeable y más confortable. En la práctica podemos encontrar otros tipos de pavimentos, como el combi, cuya composición en TPV es menor y gran parte de su masa proviene de los neumáticos reciclados. Por último, existe el acabado monocapa, que es 100 % neumáticos reciclados, el cual resulta mucho más fácil de instalar.

Cuando hablamos sobre las distintas maneras de instalación de los pavimentos continuos, encontramos el modelo elevado, que utiliza la primera capa del caucho reciclado para crear el volumen y conseguir así que el agua proveniente de la instalación pueda ser evacuada y no crear humedad. En algunas ocasiones, encontramos que la pendiente creada por la elevación del plástico es salvada mediante una cuña de madera tratada, aunque la forma más habitual suele ser que el mismo caucho termine creando este tipo de cuñas para evitar tropiezos al entrar en las diferentes zonas. Otra opción de instalación es hacer un rebaje en el terreno para darle volumen con el caucho reciclado y dejar la superficie enrasada mediante la última capa de TPV, que se suele utilizar en alcorques.

Desde Pavimentos de Caucho esperamos que esta información te haya resultado útil.