La limpieza del pavimento continuo de caucho requiere seguir una serie de pasos. Se trata de un suelo con unas características muy particulares y específicas, por lo que hay ciertas prácticas que debes evitar y otras que has de completar con periodicidad si quieres que luzca siempre en perfecto estado de revista.

Para retirar la suciedad y los residuos que se acumulen en la superficie es conveniente que uses una aspiradora. En caso de que esté demasiado incrustada no te quedará más remedio que frotar con un cepillo o esponja suave. Después, pasa una fregona húmeda y usa productos suaves que no contengan compuestos químicos que puedan dañar el material.

A la hora de limpiar el pavimento continuo de caucho es aconsejable que cambies el agua en varias ocasiones. Procura no utilizar escobas ni estropajos porque podrías dejar marcas permanentes en el mismo e, incluso, provocar que vaya perdiendo el color. Una vez al mes, no estaría de más que empleases máquinas profesionales para dejarlo más brillante.

En zonas exteriores, como por ejemplo los parques infantiles, la limpieza se ha de realizar con agua a presión mezclada con jabón, procurando siempre que esté lo suficientemente pulverizada. Ten en cuenta que, aunque esta goma sea resistente al agua, su contacto permanente con ella podría llegar a despegarla, de ahí que sea tan importante el secado posterior.

Un consejo muy importante es que, en el caso de que se produzcan vertidos sobre estos pavimentos de caucho, lo primero que debes hacer es retirarlos lo antes posible. De lo contrario, podrían dejar marcas permanentes que estropeasen su brillo y apariencia originales.

Tienes que procurar que la limpieza sea periódica y se complete como mínimo una vez a la semana, dependiendo del uso que tenga la superficie. Contacta con Pavimentos de Caucho si necesitas más consejos en relación a este tipo de suelo. Estaremos encantados de ofrecerte nuestros servicios.